Un éxito libro de Daniel Salinas Basave, El samuraí de la Graflex

En el libro El samurái de la Graflex, sobre Kingo Nonaka, migrante japonés implicado en la Revolución mexicana, Daniel Salinas Basave vertió toda su experiencia como reportero investigador y esta historia ha impactado tanto a los lectores, que el tiraje de alrededor 4 mil ejemplares está por agotarse.

El escritor y ensayista, a lo largo de su trayectoria en las letras, ha tenido galardones como el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario Malcolm Lowry 2014 por Cartografías de Nostromo. Relatos de espías, embajadores y embusteros y el Premio Gilberto Owen de Literatura 2015, en la categoría de cuento, por Días de whisky maloy al preguntarle si dicho ejemplar lo inscribió en algún certamen de literatura responde.

“Aquí altere mi método de trabajo. Escribo y luego lo va a un concurso, así he ganado ocho. En esta ocasión, mi contacto con el Fondo de Cultura Económica era para publicar Juglares del Bordo que solo se editó en Argentina. Esa era mi idea y me preguntaron si tenía otra historia y les dije la de Nonaka y antes de dos semanas me contactó el propio Paco Ignacio Taibo II para decirme que el libro les gustaba y que iba en la vertiente de la colección popular y ha sido ideal, porque ahorita ha legado a lugares improbables, se abrió la puerta que se tenía que abrir”.

El autor es originario de Tijuana, Baja California Norte, donde por dos décadas ha trabajado en distintos medios de comunicación, a la vez que ha escrito varias obras literarias y ha sido el reciente, editado por el FCE, motivo de la entrevista con EL SOL DE MÉXICO.

Mediante testimonios, manuscritos, datos históricos y fotografías del protagonista, originario de Fukuoka, Japón, Salinas Basave construye el texto con estilo periodístico, donde reúne los acontecimientos políticos, históricos y personales de José Kingo Nonaka García (1887-1977).

“Estoy sorprendido por cómo ha corrido esta historia, estamos por agotar el tiraje inicial y pronto entrará de nuevo a imprenta”, comenta con entusiasmo el escritor para después contar como nació El samurái de la Graflex. Menciona quecomo tijuanense contempló por mucho tiempo las fotografía tomadas por Nonaka.

Agregó que Kingo es considerado “el padrino de los fotógrafos” en la entidad que retrató en los años veinte “y yo sólo sabía que el hombre que había tomado las imágenes de la Tijuana clásica era un japonés que había estado en la revolución mexicana, pero tuve la fortuna de conocer a su hijo don Genaro Nonaka García, un señor que este año cumplirá 90 años”.

Expresa Daniel con esa emotividad de quien encuentra una buena historia: “Él me contó algunas anécdotas como que su padre sacó el cadáver de Rodolfo Fierro de la Laguna de Casas Grandes en 1915 o que el curó a Francisco I Madero en marzo de 1911, me fui interesando y en base principalmente en las charlas con don Genaro y a la lectura un poco de Japón, aunado a la pasión que siempre he sentido por la Revolución Mexicana nació este libro”.

Agrega: “De pronto me di cuenta de que aquí había varias historias en una, que la vida de Nonaka parecía haberse escrito en varias novelas, que en esos 88 años de vida que tuvo pareció que recorrió demasiados mundos, una existencia fascinante y que le rompe la quijada al destino, que hace siempre lo más improbable”, posteriormente en entrevistado manifiesta qué tanto está el periodista en El samurái de la Graflex.

“Yo me formé como reportero, mi escuela no fue una facultad de letras o un taller de escritura creativa. Me hice en las calles de Tijuana, es la mejor enseñanza para contar historia, este es un trabajo que está más emparentado con la crónica, la escribí en clave de periodismo narrativo no la llamaría novela histórica, aunque si hay algunas licencias en el tono del diálogo interno del personaje o tratar deinterpretar sus pensamientos, lo que cuento se encuentra basado en hechos, en testimonios, fue como si yo fuera un reportero viéndolo actuar en la División del Norte. Salió un híbrido, no un anfibio prosístico porque tampoco podría decir que es una biografía formal, es periodismo narrativo”.

El entrevistado también se refiere a que este libro une dos culturas como la mexicana y la japonesa, debido a que en ese tiempo la nación del Sol Naciente estaba en transformación y “Nonaka viene a un país donde estalla una revolución violenta y de este personaje hay pocas referencia aún las toneladas de información, es una vela en la tormenta que no se apagó.

En cuanto a si se quedó material fuera, el autor comenta finalmente que se centró sobre todo en la parte de la guerra y la migración. “La experiencia me ha dicho que hacer largos volúmenes, no es muy funcional para los lectores. El libro debe ser compañero de viaje”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Zuckerberg está en problemas: deberá testificar por abandonar plan accionario

admin

Fallece el primer actor Aarón Hernán a los 89 años de edad

admin

ANTONIO GINEZ:

admin