El imbatible Chamberlain y los mágicos 100 puntos

Han pasado 58 años. Aquella noche los cerca de cuatro mil aficionados que asistieron al Hersheypark de Pennsylvania enloquecieron tras ser testigos de una hazaña que se mantiene viva: los 100 puntos anotados por Wilt Chamberlain en un juego. Para muchos, el mejor jugador de la NBA de todos los tiempos.

Aquel 2 de marzo de 1962, los Philadelphia Warriors vencieron 169-147 a los Knicks de Nueva York, en un juego que no fue televisado. El exbasquetbolista de los Harlem Globetrotters anotó una puntuación inimaginable para un ser mortal al lograr 72 puntos en tiros de campo y 28 en tiros libres. Un dato: no existía la línea de tres puntos.

Para entender la lejanía de una marca imbatible, en aquel año murió la bella Marilyn Monroe, el presidente John F. Kennedy y su esposa Jacqueline visitaron al presidente mexicano Adolfo López Mateos, el Brasil de Pelé conquistó la Copa del Mundo en Chile, Spider Man se asomó por vez primera en un cómic, John Glenn se convirtió en el primer astronauta estadunidense en orbitar la Tierra, Carlos Fuentes presentó su libro Aura, Peter O’Toole se transformó en Lawrence de Arabia, Ringo Starr se unió a los Beatles y se fundó la banda The Rolling Stones.

El único astro de la NBA que se ha acercado a dicha marca es el recién fallecido Kobe Bryant, quien en 2006 logró la aún lejana puntuación de 81 con los Lakers de Los Ángeles. Monstruos de la talla de Michael Jordan, Karl Malone, Shaquille O’Neal, LeBron James y Larry Bird apenas rebasaron los 60 puntos.

The Big Dipper, como se le conocía al gigante de 2.16 metros de altura, cumplía su cuarta temporada en el entonces llamado Philadelphia Warriors, tenía 25 años y un promedio de 50 puntos por partido. Integrante de una familia de nueve hermanos, Wilton Norman Chamberlain se había convertido en la sensación del baloncesto desde que figuraba como pivot en la Universidad de Kansas. La quinteta de Philadelphia, de donde era oriundo, lo atrapó en la primera ronda del draft, aprovechando la elección territorial.

En 1961, los Warriors enfrentaron a los Lakers del astro Elgin Baylor, quien tenía la mejor marca de puntos anotados en un juego con 71. Aquella tarde se fueron a un quinto tiempo y Chamberlain rompió dicha marca al alcanzar los 78 puntos. Tras el partido que ganaron los de Philadelphia, se le preguntó a Baylor si no estaba molesto que le rompieran el récord con un mayor número de minutos de Wilt. Simplemente respondió: “este tipo un día va a llegar a los 100 puntos”.

Sólo bastaron tres meses para que su vaticinio se hiciera realidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Demo del FIFA 19 ya está disponible!

admin

Inmovilizan rodilla de paraguayo Aguilar

hoy noticias

Eventual guerra entre EU e Irán provocaría que Mundial 2022 se juegue en México

hoy noticias